El gran aliado del placer sexual masculino

Inicio  /  El gran aliado del placer sexual masculino

El gran aliado del placer sexual masculino

El gran aliado del placer sexual masculino

Abril 10, 2021

Fleshlight revoluciona el placer sexual masculino

Salud y Placer, más unidos que nunca gracias a este gran aliado del placer sexual masculino… Está triunfando por todo el mundo y ha supuesto una auténtica revolución para muchos hombres y parejas… ¿Quieres conocerlo…?

En tan solo un instante, una idea sencillamente genial, sencillamente revolucionaria aparece guiada por una necesidad básica: mejorar la vida de millones de personas en el mundo. Probablemente, en ese mágico instante de creatividad, Steve Shubin no fuese del todo consciente de las dimensiones que alcanzaría su invento: no solo acabaría transformando la vida de muchos hombres, también eliminaría para siempre muchos tabúes sobre el placer sexual masculino.

Paradójicamente, en la era de la globalización, de la comunicación y con el boom de las aplicaciones de citas, muchas personas no cuentan con alguien que les satisfaga a nivel sexual. Otras personas sí, pero por causas muy diversas, prefieren optar por experimentar con su placer a nivel individual. Al margen de los motivos, que pueden ser diversos, cada vez más hombres eligen recurrir de forma única, alternativa o complementaria a un masturbador masculino, a “Fleshlight”.

En la vida en pareja, tanto para heterosexuales como homosexuales, una interesante aplicación de Fleshlight se presenta como alternativa temporal al coito ya sea por prescripción médica, embarazos de riesgo, preferencia frente a otras prácticas sexuales, molestias o una posible disfunción sexual no tratada (vaginismo, dispareunia, etc.). Por otra parte, más allá de su aplicación lúdica, hay una interesantísima faceta de Fleshlight que probablemente muchos desconocen: su enorme potencial como recurso para la terapia sexual moderna.

Es una realidad: las dificultades para el control eyaculatorio y de la erección siguen siendo los principales motivos de consulta entre los hombres en el área de la Sexología Clínica. Es más, cada vez aparece con más fuerza un nexo causal común: la ansiedad asociada al pensamiento de “tener que dar la talla”. Esta excesiva preocupación por el “rendimiento sexual perfecto” se traduce finalmente en un alto nivel de exigencia (sobreexigencia sexual) que bloquea la respuesta sexual masculina, desencadenando un complejo y dañino círculo vicioso de pensamientos y emociones negativas e impidiendo un adecuada vivencia del placer sexual.

Desde el enfoque de la terapia sexual, este componente psicológico-emocional se aborda eficazmente desde la psicoterapia (terapia racional-emotiva, reestructuración cognitiva, información sexual adecuada, etc.). Dicho trabajo se complementa con ejercicios de tipo físico-erótico que proporcionan las habilidades prácticas necesarias para un control óptimo de la propia respuesta sexual, especialmente centrado en la fase o fases afectadas. Por ejemplo, el control de las sensaciones preorgásmicas en el caso de la eyaculación precoz.

Es aquí donde Fleshlight ha demostrado ser un gran aliado de la terapia sexual: como recurso eficaz para el entrenamiento en técnicas como la parada-marcha (destinada al control de las sensaciones preorgásmicas) mediante la simulación del coito con sensaciones sorprendentemente reales. Representa por ello un apoyo perfecto tanto para hombres que realizan la terapia sexual sin pareja, como para aquellos que la incorporan una vez asimilados los ejercicios individuales.

En definitiva, Fleshlight es un claro ejemplo de la evolución de la sexualidad, ya que, en la línea de la nueva Sexología Clínica moderna defiende la idea de que Salud y Sexualidad pueden y deben ir unidas. Así, Fleshlight se convierte en “la excusa perfecta” para mejorar la vida sexual y eliminar barreras psicológicas que al final no vienen sino a limitar el enorme potencial de nuestra sexualidad humana, algo especial y privado que solo te pertenece a ti y que forma parte de tu esencia más íntima. Porque Salud y Placer Sexual también representan una misma realidad…